13.10.08

Carmela va al gimnasio

Esta semana empecé al gimnasio. Los motivos por los cuales tomé esa decisión no vienen al caso y aunque parecieran ser muy evidentes debido al cambio de estación, no tienen que ver directamente con “el veranito” que se aproxima. Mi idea era armar el relato en tres partes ya que de los tres días que fui, hay cosas para contar, pero como ciertos episodios del día 1 se relacionan con el día 3, y como me distraje y no lo hice a tiempo, aquí va todo junto

Día 1
Llego al gimnasio luego de abonar la cuota pertinente. Arribo con mi jogging rojo y una remera grandota de tela barata. Subo hasta el tercer piso como me indican y ahí me encuentro con en un pasillo largo y solitario. Empiezo a escuchar muchas voces masculinas del otro largo del pasillo y comienzo a ponerme nerviosa; imagino que del otro lado me esperan monstruos de anabólicos, con sus garras listas para destruir a cualquier benjamín blando y ondulante. Respiro y me digo a mi misma “ vam, vam vam” y voy. Llego y las voces masculinas que escuchaba respondían a cuatro adolescentes con flequillo. Me calmo, y entiendo que no hay nada que temer. Me presento ante mi entrenador que muy amable e inflado me llama a los tres segundos de conocerme con una abreviatura de mi nombre. Me indica cuales ejercicios hacer luego de una brevísima charla introductoria. En un momento dado me aconseja abdominales y mientras lo estoy haciendo me pregunta “¿vos sos artista?” Yo acostada con un hombre inflamado tocándome los abdominales, no supe que contestar. Para mis adentros pensé “¿artista? ¿eh? ¿se dio cuenta? ¿qué quiere decir que soy artista?¿soy una artista?”; reflexiono cinco segundos y me doy cuenta de algo fundamental. Tengo una remera blanca de tela barata con un cartel gigante que dice “I * Arte” . ¡Que bobota soy! Y me río para mis adentros.

Dia 2
Clase localizada, 9.30 am. La profesora es rubia, tiene pecas y es ceceosa. Se llama ajdfadfk, pero se apoda “Pili” porque es muy pilas. Me cae bien. Es cuidadosa y nos contempla cuando hacemos esas figuras desopilantes con los cuerpos fofos y lechosos pos invierno. Para darnos pilas, ella nos arenga de los modos más extraños. Cito: “dámelo todo” “uno…due, due due” “zchuuu , zchuu, zchuu” (hace ese ruido como para energizarnos) y sigue gritando sin entender cuan de mañana es. La clase finaliza y me voy radiante. En ese momento no podía imaginar cuánto dolor iba a sentir en los omóplatos al día siguiente.

Pili nos da pilas, pidiendo pipipipi. Dame una pe, dame una i, dame una ele, dame un i.
Pilipilipilipilipilipili.

Dia 3

Llego al gimnasio de mañana lista para continuar con mi clase de “aparatos”. El entrenador no es el mismo que el lunes (esto se debe al cambio horario). Este es muy flaquito y hasta me parece más simpático. Mira mi ficha técnica y me dice “¿vos sos artista?” y yo lo miro como diciendo ¿de que estas hablando Willis? Y de repente lo veo: el muchacho forzudo del día 1 puso en mi ficha técnica OCUPACION: ARTISTA. Y ahí nomás largué la carcajada. El flaquito me dice “ah, ya se…¿pintás?” Yo :“NOOO, no pinto nada. Digamos que estoy estudiando….teatro” (para mis adentros pensé, como media capital federal), pero no dije nada y dejé que figurara en algún lugar, como “artista”*. Lo genial fue que en un momento dado, mientras yo estaba en esa cinta, que te hace sentir un producto de supermercado, listo para ser manoteado y arrastrado hacia esa luz láser que marca tu precio, el de la bicicleta contigua le dice al flaquito entrenador “Esta chica va muy despacio”, a lo cual el joven en cuestión responde afirmativamente “si…,un poco” Yo apreté canchera los botones de subir la velocidad comentando “Si el público lo pide…”. En fin, parece ser que ya soy toda una artista, que me hago la graciosa y que voy al gimnasio.

*También gracias a esto recordé que mi papá de chiquita siempre me decía, frente a alguna actitud mía “¡que artista!” ( con tono de “que zapallito” por no decirme, ¡que mocosa melodramática!).

18 comentarios:

Angel Terrible dijo...

Me cagué de risa! Yo nunca hice deportes en los 26 años que llevo en esta vida, hasta el año pasado que deje de fumar (ya empecé de vuelta) y me puse las piletas con todo. Lo había intentado en otras ocasiones de mi vida, pero la verdad siempre me sentí absolutamente ajena a los espacios donde se hace actividad física, así que a los dos días no iba mas. Te decía entonces, empecé el año pasado y mi profe de fight do (arte marcial occidentalizada y bananisada) era mi súper encargado Mario, el único problemita fue que de tanto saltar, estrés y años de sedentarismo me agarré una contractura de la reputisimamadre y tuve que abandonar por razones de fuerza mayor, pero fue en el único lugar en el que me sentí cómoda, y eso que no hice un solo conocido en el gym (tan sociable yo). Ahora mi súper encargado (tu de resquiu) me recomendó un lugar genial y estoy haciendo natación. Encontré no solo un lugar donde estoy súper cómoda y al gente es divina y no está enferma de musculitis, sino que además descubrí a mi verdadero amor que es transparente, me abraza por todo el cuerpo y me lava de estrés y culpas.

Veronica dijo...

muy bien ! no cambio mi ida al gimnasio por nada del mundo !!..las endorfinas que genero ahi no me las genera ni un novio nuevo...jajjajajja
muy bien !!!

ochooooooo maaaassss !!!!

Angie dijo...

mi papá, en cambio decía: "A golpes se hace el artista" como puse de frase de bienvenida en mi blog.

m. dijo...

Vengo para atrás con la gimnasia esta temprada, tengo que ponerme las pilas de vuelta.
Con respecto a la ocupación, nunca supe que poner hasta el sábado: a partir de ahora es "OCUPACION: FREAK"

carmela dijo...

Angel: A mi la natación no me gusta, amo la pileta, pero no nadar. Supongo que tiene que ver con algún trauma infantil (?)

Verónica: ¡las endorfinas que se generan son increibles! Me estoy haciendo fanatica creo.

Angie: Si, es cierto lo des los golpes. muy cierto

M: Yo siempre pongo "estudiante", pero la onda ahora es poner "artista" parece.

Myriam dijo...

Jajajajajaja... buenísimo!

Para mi, que el gimnasio es todo un mundo aparte, cosas como éstas contribuyen a engrosar mi lista de mis mitos acerca de él =P

Pero que chori que ahora, en al menos un lugar del mundo, seas una artista... genial =)

Saludos! n_n

carmela dijo...

Myriam: si, el gimnasio es un lugar muy exótico y peculiar. Si, creo que soy artista en algún lugar más que en la ficha del gimnasio, pero odio la palabra "artista" , me parece snob y ridícula, no obstante, no encuentro un sinónimo, por ende, no me queda otra que usarla.

papandomoscas dijo...

A mi nunca me preguntaron la ocupación cuando fuí al gimnasio!! Gracias por el empujón!Esta semana arranco con una excusa más aparte del "ritmo" de mis caderas! (demasiado latinas andan mis nalgas para el calorcito)

Beso!

p.d: choguin rojo...pero que provocativa!...me encantó!

Eric dijo...

Muy buen post. Cuando entré por primera vez a un gimnasio, la sensación fue también de incomodidad total. Cuando me preguntaron la ocupación, no supe qué responder. Ahora que lo pienso, creo que por eso dejé de ir.

Alicia dijo...

me niego...
me rehuso...
me resisto...
me escapo...
de ir a ese lugar denominado gimnasio.
igual presiento que pronto voy a claudicar.

respecto a tu pregunta, mmm... no lo se... creo que no?

Tomás en Shorts dijo...

los chicos de flequillo del principio eran floggers fisicoculturistas? que sexy...

lupanar dijo...

No puedo con los gimnasios, es como si ellos fueran de marte y yo de venus, todas las veces que lo intente fracase en una clase de aerobic poblada de señoras bien. Ya no puedo recibir más decepciones y decidi afrontar que no tengo coordinación y que el steep es un aparato creado por el demonio con forma de calza.
Saludos!
Lupe.

CLAUDE dijo...

Tené cuidado de quedar como Paula Trápani, que parece esa mina forzuda de la propaganda de detergente (la que había sacado músculo de tanto fregar para limpiar los platos).

Pablo dijo...

me enterneciste

tefi dijo...

Hay muchas cosas criticables y sospechosas de los gimnasios: la simpatía exacerbada de las profesoras, la didáctica casi nula de los profesores machos que se ven hinchados mental y muscularmente, la música repetitiva a todo volumen, la mirada atenta al reflejo del espejo, etcétera etcétera. Pero hay una cosa que me saca de quicio y me pone más loca que todas las anteriores juntas: las minitas que hacen facha mientras mueven el culo en el escalador en lugar de trabajar bien los músculos de las piernas, las minitas que no chivan que no tienen los cachetes rojos que no tienen el pelo despeinado, las minitas que son más flacas que la de Ally Mc Beal y más tonificadas que Angelina Jolie en Tomb Raider y van al gimnasio a sentarse a tomar un agua saborizada. Mi sensación es que van y no hacen un carajo y es una situación un tanto irritable para las que como yo sudamos la gota gorda, con los cachetes a punto de explotar de tanta sangre caliente acumulada, el pelo empapado, las mangas de la remera con dos aureolas gigantes y los ojos desorbitados por intentar seguir indicaciones contradictorias de máquinas o profesores excitados.
De todas formas chivar está buenísimo, moverse es sanador y reírse de uno mismo es una muy buena medicina y el mejor antídoto para contextos como estos. Aliento tu ida al gimnasio, ¡aguante la transpiración!

carmela dijo...

Papando: ¡De nada! no se cuanto me durará el entusiasmo por el gym, pero mientras dure....

Eric: Claro..el gimnasio te propone preguntas existenciales. ¡que paradójico!

Alicia: Yo me resistí por cinco años, pero volví, espero durar al menos cinco meses

Tomás: Super sexy. Son la nueva tribu urbana.

Lupanar: Si, es muy gracioso ir. La primer clase de "localizada" me la pasé tentada.

Claude: NOooooo, estoy haciendo todo lo posible para que eso NO suceda. Prefiero morir antes.

Pablo: ¡que tierno por decirlo!

Tefi: Gracias por tu extensa reflexión. Yo de esas minitas no vi muchas (por suerte). Pero en general "las minitas " me molestan. Proximamente escrito sobre chirusas. besotes

barbarella dijo...

yo con las rutinas me siento observadisima, no duro nada. por eso siempre que hago algo, prefiero una actividad grupal donde todos hacemos lo mismo y miramos para delante y ya. total para el fin es lo mismo. se ve que les llamo mucho laa tencion que seas artista. ademas que concepto mas vago, es casi tan vago como ser persona. uno puede ser artista de mil formas. pero ellos lo entendieron de una sola, se ve. invitalos a ver a odalita, a ver sin te da la resistencia!

carmela dijo...

Barby: Si, el concepto de artista me altera los nervios. en fin. Quizás lo invite a verme....maybe.