25.9.08

A sangre fría


Uno sale de la facultad. El cerebro arde y el día aún está por la mitad. Decide faltar a una clase sobre “vanguardia” pero negocia ir a un bar prometedor a merendar (como le gusta a Uno merendar) y a cambio se obliga a leerse un texto de autor apellidado difícil. Sale de Puan y se toma el bondi de número capicúa. Treinta minutos donde Uno intenta dormitar apoyado contra la ventana. Esta vibra, ¿Por qué vibran tanto las ventanas de los bondis se pregunta Uno? Treinta minutos y Uno se baja del bondi dispuesto a caminar seis cuadras (¿o eran siete?) en busca de esa merienda tan merecida. Cruza las vías del tren y Uno sabe que está cerca. Prosigue hasta que llega a la esquina deseada donde ingresa al bar prometedor. Se sienta en una mesa con sillones acolchados. Es para cuatro, pero Uno es uno y no le importa. La boca comienza a hacerse literalmente agua y Uno llama a la moza de turno para pedirle (disimulando la ansiedad) su merienda. “Café con leche con 3 (tres) medialunas…no, mejor facturas… ¿las elijo yo no? (ay ay , a Uno se le nota la ansiedad) ¿voy ahora?”? manifestando sonrisas para distraer a la moza.

Llegó el momento, Uno se acerca a la fuente repleta de facturas. Se ven deliciosas. Membrillo, hay , PASTELERA, (la predilecta de Uno) hay, medialunas de grasa, hay. Uno elige 3 (tres) y las pone en un plato con una servilleta debajo. Regresa a la mesa y se sienta. Uno tiene el platito obsceno en frente, pero decide esperar a que llegue el café con leche (¿o me hubiera convenido pedir te con leche?)Uno duda, pero ya es tarde. Arriba el café con leche…¡se viene el festín! Uno celebra internamente. ¡Se va la primera! El primer mordisco va para la rellena de dulce de leche (es hasta poético mirarla). Uno muerde. Los dientes atraviesan el panificado de forma brutal. La lengua baña el fragmento. Uno mastica y Uno descubre. Hay un problema. La factura rellena con dulce de leche a Uno no le gusta. (¡no le gusta!) Uno retoma el desafío mordiendo de nuevo (“quizás si me acerco al corazón de dulce de leche” se auto-alienta) y no hay caso. Uno reflexiona sobre lo que tiene enfrente y lo categoriza como “tragable”, pero su ilusión de disfrutar de un manjar vespertino se cae como torre gemela. Uno come una, come dos y come 3 (tres) facturas, dudando de si su acto fue correcto y si no debería haber parado en algún kiosco cercano y haberse comprado un Nugatón.

14 comentarios:

moscasenlasopa dijo...

Es verdad!!! Será por eso que abundan las medialunas de manteca? Para mojarlas y transformarlas en medialunas de café con leche!

La Maga dijo...

jajja,, es asii!!!!!.... será que UNO se queda con unos cuantos antojos pendientes???...

te dejo un beso, y bienvenida a este ida y vuelta.

tefi dijo...

Noooooooooo, nunca un Nugatón le puede ganar a 3 facturitas

La Ex dijo...

mis favoritas tb son las de Pastelera!!!
me encanto lo que escribiste
Saludos y sigue pasando por el blog de la ex, tenemos nueva entrada. Abrazos!

Faye

m. dijo...

El dilema de UNO.

Coincido con Tefa.

Dijiste plato obseno y tragable en un mismo texto.

Ayer comí un chocolate relleno de coco, una locura total.

carmela dijo...

TEfi: Te puedo asegurar que un Nugatón le ganaba por goleada a "esas" tres facturitas, como las llamastes.

El tano dijo...

Verdad axiomatica y sinequanon nro 1:
Uno come con los ojos.

(Aplicable también a parejas estables y no, y a la ropa).

Barbarella dijo...

pero si las mojas en el cafe no pueden seguir siendo tan feas! deberian de ser estrepitosamente deshabridas (ves..aplique la ley de mi hermana...ahora soy cortazar)

prometo hacer firmas mas serias q en tu flog...

caramelos!

CLAUDE dijo...

Yo también era de pedir café con leche y tres facturas y elegía las facturas: una carasucia, una chata, ancha y larga con crema pastelera y una de dulce de leche. Nunca me sentí defraudado, sobre todo a la mañana, bien temprano. Mi único inconveniente era que soy demasiado prolijo como para disfrutar bien ese desayuno. Nunca pude, por ejemplo, echastrar las facturas metiéndolas en la taza.
La encuesta de la columna lateral me trajo algunas cuestiones: espiritualmente, me hubiera gustado elegir la opción “f”, pero eso hubiera sido a la vez una pretensión y una falsedad, así que opté por la opción “g”.

carmela dijo...

Claude:Si, la opción f es tentadora, pero solo si uno lo tiñe de un alto grado de ironía. La g, es accesible y hasta simpática.

lauti dijo...

A Uno le encantó el texto.
tus ocurrencias, siempre lo dije, sos ocurrente...

Igual yo SIEMPRE prefiero medialunas, y de grasa.

carmela dijo...

Yo también soy partidaria de la grasa.

nos falta glamour lauti.

Jenny dijo...

Cuánta cotidaneidad, cuánta identificacón!

Siempre apoyo la moción de BAR, no es cuestion solo de que, si no tambi´´e de DONDES Y COMOS!

carmela dijo...

Si le pifiás al bar, vas muerto...es cierto